AQUÍ NO HAY PLAYA. EN EL MAR. Escrito con Audio, de Inés María Teso. 5º reto escribelandia

Vivo en árida tierra. Añoro el mar. Es mi sueño sumergir mi vida bajo límpidas aguas que reflejan el cielo. Algún día. Sí, algún día viviré en la playa.

De pequeña mis tiernos piececitos acariciaron la arena por primera vez en Vigo. Me marcó a fuego la espalda esa dulce y abrasadora experiencia que me hirió con un beso. Después una «bici» se ocupó de inmortalizar la instantánea por largo tiempo. Ese mágico recuerdo me acompañó toda la vida… hasta que..

Es 2005, año decisivo de mi existencia. En marzo o abril parto al Mediterráneo para no regresar. Allí me quedaré desde entonces; caprichos del destino, caprichos míos. La vida es una aventura. Mi vida son mil aventuras reales e imaginadas; unas anheladas, otras temidas, pero todas en mi mente o en la realidad sin duda vividas.

En julio de ese año todo cambia para siempre. El verano transcurre con innumerables sorpresas. En diciembre cumplo mi sueño y me recuerda inevitablemente a Rafael Alberti: «El mar, la mar, sólo la mar». Por fin me abraza la playa eternamente. «En Madrid no hay playa, vaya vaya». Los Refrescos lo repiten y yo lo confirmo. Pero aquí sí, y mucha, muchísima. Vaya fortuna la mía. Ya resido junto a mi anhelado elemento donde siempre viví con consuelo.

Kilómetros de clandestinas calitas, furiosos oleajes que claman al cielo por las guerras, colorines juguetean bajo las aguas sólo avistados con cristales, lijas de arena, caricias de arena, puñetazos de rocas con minerales. Los acantilados pueden ser amigos o enemigos, pero siempre infinitos. Gigantescas linternas «allende» orientaban, «ahira» ornamentan con vivos colores. Gentes alegres de todos los lugares, razas, condición y edades se pasean, corretean, danzan, se deleitan con las golosinas heladas de cientos de sabores; y yo. Pescadores detienen el tiempo para capturar sus tesoros en la orilla al alba. Grandes hogueras y coloridos fuegos de artificio engalanan las playas con muchedumbres ensimismadas escudriñando el cielo la noche más larga y mágica donde todo puede suceder; y yo.

No sé qué me aguardará el futuro, pero no dudaré de mi deseo oculto:

«Cuando me vaya por última vez a navegar, como a Alberti, que me entierren en el mar».


Audio relato: AQUÍ NO HAY PLAYA. EN EL MAR. Audio, de Inés María Teso.

Muchísimas gracias Inés María Teso por compartirnos tu arte narrador.

Nos acercas tus mundos imaginarios y reales, demostrando y mostrando que vivimos planos de existencia que coexisten en plena armonía.

  • Muchas gracias a todos por leernos y compartir junto a nosotros 📝🎀🥰

Deja un comentario