ABRAZADOS, escrito de Inés María Teso

Llego a casa fatigada y sin ganas de continuar. Mi jefa se ha pasado gritándome todo mi turno. El ritual de cada día de mis compañeros y yo es muy simple: cabizbajos, en silencio monástico y con los corazones rotos.


Introduzco la llave, le doy una pequeña vuelta y ¡zas! Ya está abierta. Estoy ilusionada. No tengo nada más en mente. Ahí está. Al fondo de la casa.


Me cambio la ropa apresurada, me enfundo las zapatillas y se apodera de mí una extraña energía.


Corro y caigo en sus brazos. Me cuenta una historia fascinante al oído. Se libran mil batallas, acontecen grandes eventos históricos, una historia romántica con la que jamás habría soñado pero que esta noche soñaré de seguro. Duermo abrazada a él hasta el día siguiente, me canta una nana, me da un beso de buenas noches y me acuna.


Al día siguiente toca una de fantasía, esta vez en papel.

Muchas gracias Inés por tantas emociones ✨✍️✅😉

8 comentarios en “ABRAZADOS, escrito de Inés María Teso

  1. Giros de guión, giros de emoción y la casa como refugio que recarga pilas y genera nueva ilusión, si alguien te espera y compartes lugar y corazón.
    Un saludo Inés.

  2. Mi querida amiga Inés, que importante esos momentos de calided que nos calman el alma y serena la mente.
    Nos has transportados y hechos participe de esa tranquilidad tras un abrazo lleno de amor.
    Gracias 🤗

    1. ¿Verdad que sí? Esos espacios íntimos donde descansa nuestro cuerpo y nuestra mente y en los que nos refugiamos.

      ¡Me alegro mucho de habértelo transmitido, querida Gemma! ¡Muchas gracias! ¡Un abrazo grande!🤗

  3. Es fantástico encontrar ese «abrazo» que nos cobija, lo cambia todo, los días pueden ser claros o muy grises, pero nada que no pueda ser curado con un sentido abrazo. Un escrito excelente, Inés María Teso.

Responder a Marta Ximénez Cancelar respuesta